Inicio

Joaquín Miguel Gutiérrez, un tuxtleco inolvidable PDF Imprimir E-Mail
escrito por Rubén López Cárcamo   
jueves, 10 de septiembre de 2009
ImageDon Joaquín nació en Tuxtla Gutiérrez, denominada entonces San Marcos Tuxtla, el 21 de agosto de 1796, siendo sus progenitores don Miguel Antonio Gutiérrez, español y doña Rita Quiteria Canales, criolla tuxtleca.

Sus primeros años los vivió en su pueblo natal donde cursó sus primeros estudios y a los 14 años viajó a Ciudad Real, hoy llamada San Cristóbal de las Casas, e ingresó al seminario de dicha ciudad donde permaneció cuatro años, habiendo renunciado a la beca que tenía y por tal motivo el secretario del Obispo de Ciudad Real al enterarse  de que el joven Joaquín Miguel dejaba el seminario, se expresó así: “Sale sin haber dado motivo alguno de queja o mala nota de su persona; antes por el contrario  se ha portado con juicio, honradez y hombría de bien en su conducta”; y el bachiller Lino García, rector del colegio seminario, escribe: ” Gutiérrez no dio motivo de corrección y sí de edificación a sus condiscípulos con su modestia, recogimiento y mucho deseo del mayor aprovechamiento en el estudio que manifestó en sus exámenes que se le hicieron en gramática y después en filosofía, la que estudió por más de dos años….” Más tarde ingresa a la vida militar sentando plaza como alférez de la compañía de milicianos establecida en Tuxtla, alcanzando el grado de capitán, y en la lucha armada fue reconocido por sus compañeros de armas y simpatizadores como general, siendo su vida militar muy azarosa..

Como político fue connotado defensor del federalismo; fue miembro de la Junta Suprema Provisional de la provincia chiapaneca en los años 1823/1824; junta disuelta por el general Vicente Filisola, atendiendo órdenes recibidas de México, lo que dio origen al Plan de Chiapa Libre, en la que don Joaquín tomó parte muy activa, contando el plan con doce postulados: el primero relacionado con  el Plan de Iguala que versa sobre religión, independencia y unión; el siguiente asentaba la libertad de la provincia chiapaneca con respecto a México y de cualquiera otra autoridad, el restablecimiento de la junta suprema provisional, que había sido disuelta,  y otro más sobre el destino de la provincia.

Fue diputado federal por el estado de Chiapas (1825/26) y diputado en las legislaturas l2ª. y 3ª., del Congreso local por Tuxtla (1827/1830).

Fue electo Gobernador Constitucional  del estado de Chiapas en el periodo 1830/1834; y reelecto en 1834; a  principios de este año citado trasladó los poderes del estado, de San Cristóbal de Las Casas a Tuxtla.







Como sostenedor del sistema federalista combatió el centralismo, aplicando en el estado las profundas reformas de signo liberal del gobierno federal encabezado por el presidente don Valentín Gómez Farías: Libertad de opinión y prensa, abolición de los privilegios de la Iglesia y del ejército y supresión de las Ordenes Monásticas, que le granjearon la oposición de los sectores tradicionales.  

Siendo gobernador, expulsó del estado al Obispo Luís García Guillén, quien se oponía a las reformas dictadas por el presidente Gómez Farías, a quien sus enemigos lo llamaban Gómez “furias”.    Don Valentín era vicepresidente y al regresar el nefasto Santa Anna a ocupar la presidencia procuró y consiguió que en Chiapas, al grito de “religión y fueros”, estallara una rebelión  en contra del gobierno de Gutiérrez  el 27 de noviembre de 1833 en San Cristóbal y principió la lucha armada, con victorias y derrotas, hasta el 8 de junio de 1838, fecha en la que fue muerto en el callejón que lindaba la parte posterior del templo de San Marcos de Tuxtla.  

El callejón fue conocido después con el nombre de “callejón del sacrificio” y en el muro de la iglesia existen dos placas alusivas.  Con la muerte del general Joaquín Miguel Gutiérrez la lucha por el federalismo se eclipsó temporalmente.

De su vida civil comentamos la siguiente: El día 12 de octubre de 1821 contrajo matrimonio con la señorita Manuela Palacios aquí en Tuxtla por lo que, en la actualidad hay muchas familias que tienen parentesco con el ilustre general.

En 1828, en San Cristóbal, estableció una logia masónica del rito yorkino, que recibió el nombre de Baluarte Federal Mexicano.  Estableció la segunda imprenta en Chiapas y en 1827 dirigió el primer periódico del estado: Campana Chiapaneca y  otros dos: El Iris de Chiapas y La Zuma.

En 1848, siendo gobernador del estado el señor Fernando Nicolás Maldonado, distinguido liberal, amigo y segundo en jefe del general Joaquín Miguel Gutiérrez para rendirle un cumplido homenaje ordenó que los resto de don Joaquín se trasladaran de la capilla de San Jacinto a la Iglesia de San Marcos, ambas en Tuxtla y que esta ciudad se denominara en lo sucesivo Tuxtla Gutiérrez.

Transcribo la parte esencial del decreto: “El Congreso del Estado Libre y Soberano de Chiapas decreta lo siguiente:

II.- La Ciudad de Tuxtla se denominará Tuxtla Gutiérrez.  El gobernador del estado dispondrá se imprima, publique, circule y dé su cumplimiento.

Dios, Libertad y Federación.  San Cristóbal, mayo 31 de 1846.  Ignacio Cardona.”

Bibliografía: Joaquín Miguel Gutiérrez.  El fulgor de la espada, de Sergio Nicolás Gutiérrez Cruz.
Diccionario enciclopédico de Chiapas.
“Tuchtlán”, Fernando Castañón Gamboa.
Historia del H. Congreso del Estado de Chiapas.
Modificado el ( jueves, 10 de septiembre de 2009 )
 
< Anterior   Siguiente >