Inicio arrow Crónicas arrow Cuando sopla el viento

Cuando sopla el viento PDF Imprimir E-Mail
escrito por Administrator   
martes, 10 de febrero de 2009
Que tal amigos.  El día 7 de febrero tuve el agrado de presentar junto con otras personalidades la antología de poemas de Socorro Trejo Sirvent denominada “Cuando sopla el viento” les comparto algo de lo que para mi significa ese libro que recopila el costumbrismo chiapaneco que poco a poco se va perdiendo.  

Cuando sopla el viento, ¿que quiso la poeta indicarnos con ese nombre? ¿A dónde nos esta invitando a explorar?, ¿cómo lo percibo?  Cuando un artista nombra o le pone nombre a su obra esta pensando seguramente en algo que quiere comunicar dígase de todos manifestación o disciplina cultural y efectivamente ella comunica pero la percepción de los que estamos viendo oyendo, leyendo es distinta ya que los sentimientos y percepciones son diferentes.  A mí me sugiere el nombre como brisa que refresca lo que es ¿que trae el viento cuando sopla?, seguramente el viento roba por así decirlo el aroma de las flores, el aroma de los guisos, el aroma de las palabras y eso es lo que me llega a mí al leer este libro, me llegan cuando el viento sopla: Agradables aromas, sonidos familiares y también inolvidables recuerdos.
Me gusta mucho el nombre porque puedo experimentar y percibir en la lectura de los trabajos de aproximadamente 70 poetas invitados en esta antología lo que ellos quisieron plasmar con sus plumas y así el viento sopla a mi favor porque puedo oír el lejano timbre de la marimba que me describe Martha Gordillo Castañeda; siento que mis pies bailan al leer a Maguy Batiz en el Parque Central de aquellos tiempos, y también siento un poco de infantil temor con Roberto Fuentes Cañizales quien en su plegaria dice: No permitas Señor que llegue la mala hora…aparta de mi camino al temible carretón.

Ethel Beutelespacher me traslada a Chiapa de Corzo y percibo el olor del nanchi curtido, de las tostadas y el alegre repicar de las campanas,  ¡Que paisajes me describe Gloria Cano con la frescura del clima de San Fernando!, y cuando se esta dorando el nucú me llega ese fuerte aroma con el poema de José L. Castro. Y…¿Que decir de la flor de Candox que Ma. Eugenia Díaz de la Cruz me describe al recordar estas lindas flores que perecían en nuestra frente para escuchar su singular sonido?

¿Y el pozol? Esta rica bebida me la trae a colación el poema de Marco Antonio Orozco Zuarth….si ya sea de cacao o blanco acompañado con chile y aunque gane unos kilos demás.  ¡Ah! y que les cuento de la pluma de Rosario Catellanos:”… Cuando toca tres veces San Pascual, responde el alma, todavía no, tengo una sopa a medio cocinar, un suéter al que aún no termino las mangas, un asunto pendiente de sentencia en el juzgado…” Vaya, pretextos muy legítimos,  caray yo creo que también yo los pondría…y peores tal vez.

¿Y aquel amor que termino en tragedia? ¡Ah!... el cuento de la cueva de la Chepa, Blanca Margarita López Alegría que lo recrea dice entre otros versos:”… Pobre Chepa su pecado fue amar amar y amar…” Si es cierto Margarita, tienes razón pobre Chepa.

Y siguen los cuentos que de niña era el encanto de los adultos cuentos que nos narraban a los indefensos niños ya cuando era de noche, había poca luz y ya no queríamos irnos a la cama, pero Gumasat todo esto nos lo relata y nos dice que el sombrerón se les aparecía a los tuxtlecos por las verdes veredas del zapotal. Uy que miedo.

Rubén Domínguez Castillo nos trae la brisa del recuerdo amado de nuestra juventud cuando apresuradas íbamos a tomar helados a la fuente y también disfrutábamos de la golosina que nos traía don Pedro el nevero ¿Y la fiesta de la última teja? Con este poema que nos obsequia Nelly Gallardo podremos deleitarnos aun mas en nuestras antiguas tradiciones.   

Así vamos avanzando en la lectura de nuestro libro, sintiéndonos atrapados entre cuentos, leyendas y mitos, que brisas, que aromas… que apuros paso con ellos, gracias Socorrito por este hermoso trabajo, un libro que disfrutaré y conservaré porque en el encuentro con el amor, la poesía, cantos leyendas y aromas…que el viento siga soplando para que juntos disfrutemos como hoy de su lectura, con seguridad soplará a nuestro favor. Gracias.  Hasta pronto.  Gloria Pinto
 
 
< Anterior   Siguiente >