Inicio

Visita al beneficio de Omnicafé PDF Imprimir E-Mail
escrito por Administrator   
martes, 19 de agosto de 2008
En el año 2003 tuve la oportunidad de viajar  a la ciudad de Tapachula para visitar a una de mis hijas y su familia la cual se había trasladado a esa ciudad  debido a que a mi  yerno le ofrecieron ocupar la plaza de gerente operativo del beneficio de café AMSA.      Hoy me siento congratulada por poder escribir esta crónica que viví en aquella calurosa ciudad de Tapachula, con el amor de mis pequeños nietos, mi hija y mi yerno.

     El gerente general del beneficio de AMSA, señor  Francisco Contreras, casado con la señora Doris Edelmann, descendiente del Sr. Arthur Edelmann  fundador y creador en los años de 1888 de la finca cafetalera Hamburgo, nos invito en esos días a efectuar  una visita al beneficio, así como nos abrió las puertas de su casa para hospedarnos en ella mientras estuviésemos en Tapachula.

     Antes de efectuar la visita, pasamos a desayunar al restaurante de nuestros muy apreciados amigos Cristina de la Peña: “Las Tablitas” de Tapachula en donde fuimos magníficamente atendidos.

     Durante el desayuno Francisco Contreras nos platica que cuenta la historia que el Sr. Arthur Edelmann  fue invitado por el gobierno mexicano,  junto con otros extranjeros de origen alemán, a desarrollar y crear fuentes de trabajo en plantaciones diversas como el café,  azúcar y hule en el sureste de México.

      El señor Arthur Edelmann desde un principio se entusiasmó con la producción de café, ya que las tierras del Soconusco son propias para la plantación y desarrollo de esta planta de la que, como sabemos, se extrae la aromática y popular bebida llamada café.

     El objetivo  del señor Arthur era desarrollar la producción del café con lo mejor de la tecnología de la época y así fue por varios años en los cuales la finca progresó notoriamente.  Luego llegaron los tiempos de la segunda guerra mundial,  circunstancia que les fue adversa, ya que les fue expropiada la hacienda cafetalera y toda la familia se tuvo que  trasladar a la Ciudad de México en donde permanecieron hasta terminada la guerra mundial y hacia 1945 el gobierno de México les dio la oportunidad a todos los cafetaleros de comprar de nuevo sus antiguas propiedades.






     Fueron tiempos muy difíciles, porque encontraron la finca muy deteriorada y fue como empezar de nuevo.     Es así como la familia se sigue desarrollando y hoy es la cuarta generación de los Edelmann quienes manejan la finca,  la cual forma parte de las muchas que existen en la zona del Soconusco: El Eden, La Chiripa, Argovia, Eduviges, Irlanda, entre otras.  Estas fincas hace poco tiempo han aumentado sus beneficios ya que lograron hacer de ellas un lugar de visita turística para los amantes de los paseos ecoturísticos formando a la fecha la famosa Ruta del Café.

     El ingeniero en agronomía Enrique Culebro Castellanos  y Gerente operativo del beneficio AMSA, Industrias de México, S. A. de C. V. División Omnicafé,   nos explica algunas de las labores que desarrollan los más de 135 trabajadores que en 3 turnos continuos cubren las 24 horas del día.

     La empresa acopia café en seco, en verde, oro pergamino, cereza así como café normal convencional y orgánico.  Se compra a  finqueros y comuneros  así como a ejidatarios.   Se recepciona en la planta y se le  levanta una boleta de entrada, así como también se le solicita o se extrae de su cargamento una muestra de cada uno de los costales para que en base al rendimiento que tenga el producto, lograr  un análisis cualitativo  y poder estar en condiciones de ofertar el precio

     Para efectuar este análisis se tienen que tomar en cuenta: La limpieza, las manchas, porcentaje de rendimiento ya fuera pergamino, robusta o arábiga también es importante la zona de producción ya que el café de zonas bajas es de menor precio, grado de humedad del producto el cual debe de oscilar entre 12 y 14 por ciento.  ¡Cuando menos manchas, más sabor!

     Todo este trabajo se efectúa ayudándose de bandas eléctricas y maquinaria especializada que va apartando el café defectuoso.

     También se procede a su catación, ya que todo y cada uno de los costales es catado, almacenando el análisis respectivo para cualquier aclaración.  Para la catación hay personal especializado en dicha labor el cual una vez efectuada la limpieza del café  procede a su tostado y molido adecuadamente probando su calidad en 6 tazas con un aproximado de 10 gramos por taza en agua hirviendo.

     Así todo el café que entra al beneficio tiene que catarse, estar seguro de vender un producto sano.  ¿Qué quiere decir esto? Que el producto sano tiene sabor, aroma, y el grado de acidez adecuado para cada cliente en particular.

     Se acopia el café en quintales, no todos los años es la misma cantidad, porque depende de las cosechas,  pero se acopia mucho para poder cumplir con los compromisos de venta con los clientes.  En época de cosecha se empieza a recibir el café en octubre, noviembre, diciembre, enero y febrero y a partir de esta fecha la recepción baja ya que muchos guardan su café esperando un precio más alto.

     Enseguida se procede a almacenar el café esperando el momento de su transportación o de su maquila, se almacena en costales de yute hasta por 6 meses.

     Trabajan hasta 135 gentes mayormente obreros y maniobristas que se encargan de recibir y procesar todo el café en tres turnos.

     La mayor parte del café es transportado de Tapachula a: Veracruz, Salina Cruz, Laredo y otros  puertos nacionales, este cargamento lleva su respectiva órden de venta que la propia Cía. Amsa efectúa con sus clientes extranjeros: Inglaterra, Japón, Alemania, España, E. U., entre otros.

     Cuando el café alcanza buen precio hay que tomar ciertas precauciones para su traslado pues resulta  muy común que los camiones con el cargamento sean  asaltados, por lo que se tiene que contratar a una compañía de vigilancia quien se encarga de custodiar el cargamento hasta la entrega final.

     Esta empresa AMSA se preocupa por el lado humano de los trabajadores: Practican  deportes así como también tienen sus equipos en los cuales juegan tanto los directivos como los maniobristas, celebran el día del  niño con fiesta, infinidad de dulces y juguetes, en Navidad, reciben sus cheques por incentivos al mejor trabajador así como regalos en electrodomésticos..  Se les proporcionan bicicletas en comodato para que les sirva de transporte.  Así también en tiempos de inundación son refaccionados con ayuda económica.

     De acuerdo a las pláticas sostenidas con estas dos personas que diariamente dedican su tiempo a la compra y venta del café nos comenta: “… es tiempo de que las escuelas de agronomía sean enriquecidas con estudios especializados en tecnología cafetalera, ya que en voz del ingeniero Culebro Castellanos dice:   “Un grano de café puede convertirse no solo en parte de una rica taza de café sino…en muchas cosas mas…” y hay que aprovechar la tecnología actual…”•

     Felicidades a todos los cafetaleros y…usted ¿cómo toma el café? En Tuxtla lo tomamos ¡Con mucho pan!
Gracias

 
< Anterior   Siguiente >