Inicio arrow Crónicas arrow Recuerdos del Barrio de Santo Domingo

Recuerdos del Barrio de Santo Domingo PDF Imprimir E-Mail
escrito por Gloria Pinto   
miércoles, 14 de septiembre de 2005

COMERCIO  Y VECINOS DEL BARRIO
En nuestro barrio habían una infinidad de personas que se dedicaban a diversos menesteres relacionados tanto con el comercio, como carpinterías, talleres de herrería, gasolineras o carnicerías. La vida diaria se relacionaba junto con la vida cotidiana de los vecinos pues muchos tenían sus casas y a la vez el sustento diario. Habían también personas muy dedicadas al estudio, a la docencia y las artes. 

Tenemos que hacer un alto en este espacio del presente relato, debido a que por causa de la memoria a estas alturas de nuestra muy querida vida en Tuxtla, no recordamos el total de personas que vivían en este barrio ya que, todas y cada una de ellas merecen nuestro respeto y no es por falta de este valor que no las mencionamos sino porque ya no recordamos con más exactitud a los muy queridos vecinos.

Calle Central Norte

 En la Calle Central (antiguamente llamada Calle del Estado) a partir de la Primera Norte y caminando hacia el norte encontramos: el Cine Alameda, que antes de ser construido e inaugurado en 1940, esta esquina fue testigo en décadas anteriores de eventos y espectáculos públicos, a saber: en 1892 funcionó en este lugar el Circo de los Hermanos Leal, en 1895 el Hotel Porfirio Díaz, en 1900 el Circo Orrín, en 1920 el Teatro Apolo y en 1940 el Cine Alameda. En la actualidad ya no funciona como cine y aquí parece que terminó su trayectoria de "esquina espectacular".

 Del Cine Alameda recordamos que era el de mayor calidad en los años 40. La sala principal tenìa unos cuadros realizados en bajo relieve que cubrían todas las paredes de los costados con imágenes de guerreros indígenas realizando algún sacrificio azteca. Para estas fechas (2004) ya no funciona como tal y se cierra una página más de esta esquina. El edificio existe ocupado por pequeños comercios tipo tianguis. Enseguida de esta esquina se encontraba la Papelería del Señor Toledo Benítez de origen oaxaqueño, papelería que al correr de los años fue víctima de un incendio que terminó con la papeleria y su dueño, "dicen" que allá por los predios en donde está hoy el campo deportivo Sospó fueron a tirar los restos de esta papelería y cuando los niños fueron a "curiosear" encontraron algunos billetes dentro de los restos de libros....  Eso nos pasaba también a nosotros con nuestras travesuras, si por "buena suerte" caía alguna fruta dentro de nuestos predios pues que gusto nos daba, pero luego llegaban a reclamarle a nuestra mamá y nos regañaban mucho, (no sabía ya a nada la diversión). En ese tiempo mucho nos regañaban. Como dijo la tuxtleca "ni modo". De todas formas se los agradecemos, porque sentimos que los queremos mucho por la forma en que nos educaron.

 Siguiendo sobre la Calle Central se encontraba el estudio fotográfico del señor Roberto Marín y su familia, enseguida la familia Maza Gutú con una tienda de abarrotes. También sobre la Calle Central (cruzando la segunda norte) se encontraba la casa del Sr. Enrique Castañón y sus hijos: Rosita, Bethy, Magda, Quena y Ruth. Sobre la misma calle esquina con la Tercera Norte vivía la familia del señor Eduardo Albores y su esposa Luz Gonzàlez de Albores con sus hijos Eduardo Javier, Luz Elena, Amparito, Julio César.  El  hijo mayor de esta familia es el reconocido Profesor Eduardo J. Albores. Cruzando la Tercera Norte se encontraba la propiedad del señor Ciro González y sobre la misma acera y antes de llegar a la esquina el Señor Romualdo Moguel Orantes, llamado familiarmente "don Ruma" y su periódico manuscrito "La Estrellita", al que con el correr de los años se le ha reconocido su esfuerzo por la veracidad y la justicia. Casi al lado la familia del Señor Arzate y sus hijos: Lucy,Tonita, Yolita, Chayito y Jorge.

Primera Calle Poniente Norte
 
Antiguamente a esta calle se le llamó Fray Víctor Maria Flores, más adelante se le cambió por el de Joaquín Miguel Gutiérrez y sin ser un nombre oficial también se le conoció como "Calle del Comercio."

Sobre la Primera Poniente a partir de la Primera Norte y encaminando nuestros pasos hacia el norte: se encontraba la familia de la señora María Palacios que vivía al lado del Templo de Santo Domingo, cruzando la Segunda Norte en la esquina se encontraba la farmacia del Doctor Arturo Culebro. Antiguamente este predio que era muy grande pertenecía a la Señora Carmen Trujillo, en esa misma calle las Señoritas Vázquez con una tienda de abarrotes y su familia el Doctor Vázquez y su sobrino el Profesor Arturo Alfaro.

Ya casi llegando a la esquina sobre la acera derecha de esta calle de la primera poniente se construyó en 1902 una fuente con la cara de un león en bronce. Así precisamente se le llamó "Fuente del León". Esta fuente tenía como objeto el de proporcionar agua al vecindario y también para que los animales que aún en aquella época se manejaban dentro de la población se abastecieran de agua. Frente a esta fuente vivía en aquel entonces la familia de la señora Doña Prudencia Chavarría, abuela del Señor Humberto Esponda.

Para estas fechas también existían otras fuentes que abastecían de agua al vecindario, una en el parque Santo Domingo  y otra frente al Palacio Municipal de aquella época. Más adelante las autoridades  empezaron a prohibir que los animales se estuviesen "paseando" por  estas calles ya que, cuentan que habían unas vacas que no se apartaban de su camino y "solas" llegaban a su destino y según el dueño eran "inteligentes" y entonces el Señor Mario Culebro, Presidente municipal en los años de 1925, le dijo: "Pues aunque sean muy inteligentes o hablen inglés, no pasan ya estos animales por esta calle". No tenemos el dato de cuando se demolieron estas fuentes pero para los años que les contamos ya no estaban (1940).


 Sobre la misma Primera Poniente a partir de la Primera Norte,  en la esquina, se encontraba la "Farmacia de la Salud" del Señor Rubén Fonseca, recordarán muchos que esta familia era muy amable ya que, cuando "nos mandaban" a "la botica" nos invitaban dulces o refresco. Esta farmacia tenía el piso de madera y un mostrador con barrotes y todas las características de aquellas "boticas antiguas", (1948).  

Recordando esta esquina con el correr de los años construyeron el Cine Rex, era un recinto muy elegante con un juego de cortinas que se veía muy bonito. Fue inaugurado con la película Ivanhoe de Walter Scott. La obra arquitectónica estuvo a cargo del Arquitecto Gabriel D´amico también vecino de este barrio. En esa misma calle se recuerda frente al templo la casa de la Señorita Chelito Castañon y en la esquina la Escuela Angel A. Corzo.

 Siguiendo sobre la Primera Poniente y cruzando la Segunda Norte la casa del Señor Prisciliano Molano, luego la casa de la familia Esponda Chavarría y sus  hijos Magally y Humberto. Cruzando la Tercera Norte, la casa de la muy estimada doña Lindita Albores que en las tardes nos daba catecismo a los traviesos del barrio. Contraesquina de esta propiedad más antiguamente vivía la familia del Señor Candelario Ovando, padre de "Fax" Señor José Ovando, el cual tenía formado un conjunto musical con marimba y era muy apreciado.

Segunda Calle Poniente Norte, llamada antiguamente Calle Madariaga.

A partir de la Primera Norte y Segunda Calle Poniente viendo hacia el norte en la esquina (enfrente del Hotel Cano) vivía el Señor Julio Farías, que en ese tiempo recordamos era colaborador  del periódico El Heraldo, su familia la Señora Angelina López, más adelante, Juez del Registro Civil y sus hijas: Sarita, Lupita, Nené, Tere y Julia Angelina. En esta esquina vivía antes la familia Cancino y su esposa la Señora Nacha Huerta, la cual conocimos viviendo enseguida de la familia Farías, sobre la Segunda Poniente. Contraesquina de esta casa (de la familia Farías) nos cuentan que antiguamente vivía la Señora Beatriz Yánez, lugar en dónde más adelante estuvo una pequeña escuela de su familiar la Señorita Elisa Yáñez (que cariñosamente llamaban la niña Yáñez) También en este lugar vivió el violinista Juan Benavides. En la esquina izquierda vivía el Señor René Vázquez, y  también recordamos ya más reciente la pastelería "Mamá Sarita", que antes estaba en la Avenida Central.  

Sobre esta misma calle recordamos a la Señora Marthita Calderón que hacía unos pasteles exquisitos y también vivía la familia del Profesor Carlos Castañón que era profesor de educación física, con sus hijos Hilda, Chabelita, Carlos y Cachita. En la acera de enfrente  vivían las Mendoza, una familia que hacía un pan muy rico, por las tardes nos llegaba a todo el barrio el olor del pan caliente y había que ir por la cazueleja; aquella rica cazueleja y los choricitos, también la cazueleja de azúcar. Al lado de las señoritas Mendoza vivía la familia del señor Manuel Orozco y sus hijos Sarita, Angelita y Manuelito.

Cruzando la Segunda Norte sobre la misma Segunda Poniente en la esquina derecha viendo hacia el norte se encontraba una propiedad del señor Jesús Culebro y más adelante, en ese mismo lugar, se estableció una muy recordada taquería de don Pablo Hernández y sus hijos. Estos tacos eran muy famosos especialmente los de seso.  Ellos se fueron a vivir a otro lugar de la ciudad y en esa esquina de nuestro barrio se localiza actualmente la línea de camiones de "La Colón". 

Recordamos sobre esa misma calle a la familia del Señor Ernesto Bañuelos y su esposa Doña Chepita Chanona y sus hijos: Juan, Ernesto, Humberto, Magui, Jorge y Armando. Ellos tenían un taller muy completo de herrería y torno, así como una tienda de abarrotes, toda esta propiedad la ocupa hoy la línea de los autobuses mencionados.

 En la acera de enfrente de los Bañuelos se encontraba la familia Pinto Mena que tenía una fábrica de jabón llamada "La Victoria" Esta jabonería hacía un muy buen jabón y muchos del vecindario iban con sus trastos a comprar. ¿Saben porque los trastos?  Porque se les regalaba lejía, un líquido muy jabonoso que soltaba el jabón cuando estaba secando, ellos vendían el jabón a diversos pueblos cercanos.  Claro no piense usted mal se vendía ...sin los trastos de lejía.  

Como anécdota nos cuenta esta familia que por los años de 1948 se vinieron abajo unos techos de dos salones de la "Escuela Albino" provocados por un "temblor" y precisamente estuvieron estos salones durante dos a tres meses en la casa de la familia Pinto Mena, mientras componían los techos porque había espacio en donde estaba la jabonería.

Este lugar se localiza actualmente en donde se encuentra el estacionamiento de la Línea de camiones Maya. La familia Pinto Mena la integraban don Moisés Pinto y doña Panchita Mena y sus hijos: Lucha, Lila, Goly, Jorge, Berthita, Fanny, José Luís y Lina.

A un costado de esta familia vivió la señora Florinda Sarmiento "doña Linda", y recordamos a sus hijos: señor Reynold que tenía un estudio de fotografía frente al parque Santo Domingo y el Señor Rodolfo Espinosa, colaborador del periódico el Heraldo; así como su hijas Mely y Lolita. Esta señora Linda hacía unos dulces muy sabrosos como el caramelo de miel y melcocha. 

Al otro costado de la familia Pinto vivía la familia Ramírez Rojas y sus hijos: Eloina, Silvia, Graciela, Luis, Ludivina y Sergio, esta familia se fue de la ciudad. Luego recordamos en esa casa a la estimada familia de los Bátiz: Margarita, Malirú, y Rosita. Al lado de esta familia vivía la del Licenciado Octavio Serrano y sus hijos: Mely y Octavio. Al lado vivía la familia del Señor Jácome, que recordarán los niños de ese tiempo (1950) tenía un trenecito muy elaborado con todo un mecanismo eléctrico que nos gustaba visitar,  y sus hijos La More, Lalo. Enfrente ya en la esquina sobre la Segunda Poniente y Tercera Norte la casa de la familia del señor Julio Gutiérrez que tenía una carpinterìa, sus hijos: Julio, Noé y Margarita.

Siguiendo sobre la Segunda Poniente (viendo al norte) y cruzando la Tercera Norte en la esquina derecha se localizaba la casa de la familia del muy estimado y reconocido maestro tuxtleco el Profesor Oscar Mota Castillejos y su familia: la señora Lucy y sus hijos Oscar y Roger.  Sobre esa misma calle recordamos a la enfermera del barrio la señora Alejandrina, que además era una muy respetable y competente partera, siempre se le recuerda con sus medias blancas y su traje blanco. En la acera de enfrente de la señora Alejandrina vivía una señora que no recuerdo el nombre, que hacía la muy sabrosa leche quemada, hasta la fecha la siguen elaborando sus familiares; así como también tamales y dulces. Más adelante sobre esta misma acera la señora Pancha que hacía tortillas a mano y también dulces y tamales.

La leche quemada se llevaba al mercado "viejo" en donde se degustaba y aún en la actualidad se disfruta este rico postre. Nos han proporcionado otras personas del barrio una receta de leche quemada, que incluimos al final de los anecdotarios. También sobre esa misma calle recordamos a la familia de la señora Juanita Pérez de Palacios que tenían una familia de 11 hijos.

Tercera Calle Poniente, antiguamente llamada Calle Corzo

En la Tercera Calle Poniente con la Segunda Norte se encontraba la familia Maldonado, que como hemos referido en renglones anteriores hacían la ofrenda de ensarta de flores de mayo. Cruzando la Segunda Norte en la esquina se encontraba la casa de la familia de la Profesora Toya y don Tito Sandoval con sus hijos: Fernando, Elsita y Tito.  Enseguida la familia del señor Joaquín Ramírez y señora Eva Narcía (hermana de la profesor Toya), con sus hijos: Joaquina, Blanquita, Esther (Mimisa) y Cheo, el menor. El señor Joaquín Ramírez tenía un taller para reparación de vehículos y una gasolinera que tal vez sea de las más antiguas gasolineras (de una sola bomba)  en Tuxtla.

 Al lado de la familia Ramírez se encontraba la familia del señor José Aguilar Enríquez y su esposa la señora Ermila Meza, tenían un taller de hojalatería, que era todo un taller artesanal; pues el señor Aguilar hacìa toda clase de "trastes" y utensilios de hojalata como charolas para las panaderías, moldes para los panquecitos, regaderas, ollas y otros, al gusto del cliente, de diversas formas y tamaños.

Mucho de lo que había en nuestro barrio era en honor a don Angel Albino Corzo,  La calle se llamaba Calle Corzo y en 1943 se inauguró un puente sobre el río Sabinal, sobre la misma calle con dos arcos y llevó el nombre de Angel A. Corzo.


Primera Avenida Norte Poniente: Llamada antiguamente Calle del Progreso.

A partir de la primera poniente sobre la Primera Norte y "caminando" hacia el poniente; primeramente el predio que actualmente ocupa el Cine Rex (descrito en otro momento), enseguida la familia Salinas Ojeda, señora Calú de cariño, maestra de kinder y sus hijos: Bethy, Dorita y Félix. Recordamos a la familia Mota, que tenía una fábrica de refrescos muy sabrosos el "Beibi Ponch" y agua purificada, ellos eran los Señores, Ricardo, Arturo y Martha. Enfrente vivía la familia del Licenciado López y su esposa Lilia sus hijas Quena y Lupita. Esta familia realizaba un hermoso nacimiento, que nos gustaba visitar en la época navideña.

En la esquina de esa calle viendo hacia el poniente del lado izquierdo se localizaba el Hotel Cano que después se le llamó Gran Hotel España, pero que la gente le siguió diciendo Hotel Cano. Por esas fechas (1928) era de los más elegantes lugares para la realización de muchos eventos sociales. Esta propiedad era del señor Juan Cano.  Este Hotel para los años 40 todavía se conservaba y seguía teniendo su prestigio. Hoy tristemente se encuenta un solar que se ocupa para tianguis de carros o estacionamiento.
 
 Cruzando la Segunda Poniente y contra esquina del Hotel Cano se encontraba la propiedad de señor Pascasio, en esta casa vivió el señor Vicente Pascasio  "Chente Conejo", que en la época de los años 40 fue un personaje muy especial. Muy elegante con su bastón y un puro entre los labios. Describen a este personaje como una persona sumamente pintoresca.

Segunda Avenida Norte Poniente: llamada antiguamente Avenida El Triunfo

A partir de la Calle Central y caminando hacia el poniente estaba: la familia del señor Juan Maza y la Profesora Chepita Gutú y sus hijos, el Jardín de Niños Delfina Rincón, más o menos enfrente del kinder la familia del señor Enrique Castañón, luego el Parque Santo Domingo, enfrente la casa del señor Fernando Vázquez, que tenía un expendio de café molido. Cruzando la Primera Poniente: la "Escuela Albino", enfrente o a un costado de la escuela, en la esquina, la casa del Señor Prisciliano Molano. Enseguida se encontraba la casa de la familia López Sánchez, del Imgeniero José María López Sánchez, Presidente Municipal. Su hermana Lolis. A lado de esta última familia la casa del señor Mario Culebro (Presidente Municipal en los años 1925) y su esposa Tere López de Culebro y sus hijos: Mario, René, Javier, Martha y Tere. Enseguida la casa del Doctor Arturo Culebro; en esa propiedad después vivió el Licenciado Amador Coutiño. Casi enfrente la casa del Profesor Fernando Castañón y su esposa la señora Mely Morell y su familia,  sus hijos: María, Fernando, Chabelita y Oscar, también más adelante vivió en esa casa la familia Gamboa Pinto. 


Modificado el ( jueves, 06 de octubre de 2005 )
 
< Anterior   Siguiente >